Palacio de los Marqueses de Poza y Muralla

En la ladera oriental del castillo, entre la Villa y la fortaleza, se encuentran las ruinas del palacio de los Marqueses de Poza, y los restos de la ermita de Santa Cecilia. Al otro lado del lienzo de muralla que desde el caserío por el sur sube hacia el castillo, encontramos las ruinas de la ermita de San Juan. Se conservan de norte a sur lienzos de muro y una torre de planta cuadrada, de dos pisos, con un acceso y organización direccional del espacio en el interior en zig-zag, siguiendo el característico modelo defensivo musulmán que también puede observarse en el castillo de Frías. Esta torre tiene en el piso superior cubierta de bóveda de cañón con restos de pintura probablemente del siglo XIV, y fábrica de sillarejo y mampostería, en la que se abren aspilleras y vanos de arcos escarzanos.


La muralla definió durante siglos el espacio urbano de la villa, el trazado de sus calles. Si en un principio tuvo como función primordial la defensa de la villa, con el transcurrir de los siglos sólo mantuvo su función de control de las epidemias y también de las transacciones comerciales.

Contacta con nosotros

Localización