La Plaza Nueva

Doña Juana de Rojas y Córdoba, V Marquesa de Poza, en una de sus visitas durante el año 1660 sugirió la conveniencia de construir una nueva plaza extramuros, en un espacio abierto, junto a la puerta principal de la villa. Con su sugerencia y permiso fueron realizadas las complicadas obras, que requirieron la construcción de muros de contención de gran potencia en sus lados este y sur, que sujetarán la estructura en una pendiente con una notable diferencia de cota.
Con la construcción de esta plaza se inició un nuevo concepto en la configuración del espacio urbano, produciéndose una ocupación fuera de los límites hasta entonces definidos por la muralla primero por las principales familias de la villa, que levantan aquí sus casas.

Plaza Vieja

Durante largo tiempo debió ser el centro de la vida de la población, por ser la plaza del mercado: Enrique II concede a la villa en 1371 el privilegio de un mercado semanal, los sábados, y dos ferias anuales. Este mercado semanal se vio ampliado a dos días, en miércoles y sábado, en el siglo XVI.
Su estructura responde al tipo de plaza desarrollado durante el medievo: los soportales definen todo su perímetro excepto en su lado oeste, delimitado por la calle Mayor y los muros de la iglesia. La estructura porticada consiste en pilares de madera  apoyados en basas de caliza. El acceso a esta plaza es desde la Plaza Nueva, a través del Arco de la Concepción o Puerta del Conjuradero.

Contacta con nosotros

Localización